Batalla legal por la marca “Billos’s Caracas Boy”



**** Una lamentable querella tiene enfrentados a los familiares del fundador y director de la afamada orquesta, el desaparecido maestro Billo Frómeta.
**** El pleito ha repercutido a nivel internacional y en Colombia es noticia de primera plana. Aquí les presentamos los detalles del caso.
 





Un hijo y un sobrino del desaparecido Luis María Frómeta, el fundador y director de la emblemática orquesta venezolana “Billos’s Caracas Boy”, mantienen en la actualidad una querella por la marca, a la cual en nuestro país y por orden de un tribunal, se le dictó una medida de secuestro del nombre a raíz del fallecimiento del gran maestro en 1988. Es por ello que uno de sus hijos, específicamente el menor de nombre José Amable Frómeta, registró la marca o nombre en el exterior, específicamente  en Colombia y España, en donde la orquesta tiene gran renombre y respeto, al igual que en todo Centroamérica y Sudamérica.
El pleito viene porque en la nación vecina se han vendido presentaciones de ambas agrupaciones musicales, trayendo como consecuencia la disputa legal y la confusión del público, que no conoce a ciencia cierta cuál es la verdadera y cual la “tapa amarilla”. Ambos se adjudican los derechos, uno legal y el otro podríamos llamarlo sentimental, debido a que quien posee los papeles legales en mano es el hijo menor del desaparecido músico, los cuales registró en la Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia en el año 2007.
El sobrino, de nombre Adrián Frómeta, es hijo del también desaparecido Luis Frómeta, quien trabajó junto a su padre Luis María Frómeta por muchos años, hecho que  según el criterio de Adrián, le da los derechos sucesorales para seguir él con el legado de su famoso abuelo.


“Una orquesta mediocre”
José Amable Frómeta alega tener todos los derechos legales de la marca y califica a la segunda orquesta creada por su sobrino como mediocre. “Esa orquesta es una estafa” -dijo en declaraciones suministradas en un programa de televisión colombiano-, haciendo a su vez un llamado a empresarios, locales nocturnos, compañías de eventos y entes gubernamentales, que se aseguren de contratar a la verdadera y no a la “tapa amarilla.
Mientras tanto, Adrián Frómeta sigue vendiendo su orquesta en Colombia a pesar de no poseer un documento legal que lo autorice en ese país. Este conflicto familiar tiene ya varios años. Lo cierto del caso es que el programa “La Red” de la cadena Caracol, aseguró que este lamentable pleito familiar será resuelto por la justicia colombiana, que determinará próximamente cuál de las dos orquestas es la verdadera y la que el público podrá identificar y disfrutar como “La Billo’s Caracas Boy”.


 
Un legado que nos
marcó como país

El mérito de este insigne músico, su legado y todo lo que nos regaló Luis María Frómeta a los venezolanos no tiene parangón. Él amó a Caracas como si hubiese nacido en ella, le cantó a esos techos rojos que teníamos en 1940, fecha de fundada la orquesta y le brindó proyección a quienes ahora son y fueron admirables cantantes de fama mundial.
Recordemos que allí nacieron artistas de la talla de: Felipe Pírela, José Luis Rodríguez, Rafa Galindo, Cheo García, Memo Morales, Manolo Monterrey, Luisín Landáez y más recientemente Erick Franchesky, entre muchos otros. Innumerables temas, historia viva y momentos memorables se vivieron con la “Orquesta más popular de Venezuela”. Es una lástima que este tipo de situaciones sucedan y más cuando nadie gana en una querella de este tipo, donde lo que se pierde es tiempo y dinero.  ¿Cómo terminará este caso? ¡El tiempo dirá!

Comentarios