Mayedurimi Larotonda: “La mujer de hierro” en la producción


Mayedurimi Larotonda celebra más de dos décadas de impecable y exitosa trayectoria en los medios audiovisuales. Su desempeño y profesionalismo ha quedado registrado en más de mil quinientos comerciales, cincuenta vídeos clips, siete largometrajes y una infinidad de documentales, cortometrajes, producciones dramáticas y editoriales fotográficas, las cuales avalan su veteranía y credibilidad en el medio artístico nacional e internacional, donde también ha logrado destacada participación. La reconocida venezolana hoy habló con “Lanzallamas” y nos contó parte de su legado, pero también dio pinceladas de su personalidad y el secreto o clave de su éxito, al cual le da crédito a su equipo de trabajo y a su esposo, Juan Pérez (Cocuyo), quien ha sido pieza clave y una dupla que ella misma denomina “exitosa y contundente” 

Mayedurimi Larotonda, es también conocida como “La Generala”, debido a su implacable disciplina y mística, pero ella prefiere ser llamada simplemente: “Maye Larotonda”. En su peregrinar profesional ella confiesa haber hecho de todo, porque considera y es fiel creyente, que para lograr el éxito, primero hay que saber gatear, para luego caminar. “Además hay que tener mucha disciplina, ética y pasión por lo que se hace. Esa ha sido la clave de mi éxito. Los atajos no te dan el conocimiento, hay que estudiar, ser perseverante y no desmayar en lograr los objetivos” 
Las películas venezolanas “Pandemónium” de Román Chalbaud  y “100 años de perdón” del reconocido cineasta argentino Alessandro Saderman, representaron en su carrera profesional un gran reto, debido a lo controversiales que resultaron ambos Films. “Era una época donde nos atrevimos a mostrar una realidad que a muchos les pareció fuerte, pero que encerraba un gran mensaje y eso fue un gran logro profesional y una apertura increíble para lo que se mostraría después, pero también fue una bendición en mi vida personal, ya qué en esa época conocí a quien posteriormente se convertiría en mi pareja y mano derecha; Juan Pérez (Cocuyo)
¿Qué ha tenido que sacrificar en su vida?
“Muchas cosas, pero mi trabajo compensa otras. Producir y todo lo que eso conlleva no conoce horario y a veces se pierden muchos momentos familiares, pero la calidad de tiempo lo compensa todo y el reconocimiento a tu trabajo te hace seguir adelante. En la vida siempre se sacrifican cosas, pero se logran otras y yo no puedo quejarme”
¿Qué significan los reconocimientos en su carrera?
“Un estimulo a seguir y un honor que comparto con todo mi equipo y técnicos, porque sin ellos, nada hubiese sido posible. El abrir el set sin rollos y cerrarlo de la misma manera, es y será la mejor recompensa a mí trabajo. No es por presumir, pero casi todos los productores o aquellos que aprendieron a trabajar conmigo, me dicen que soy jodida-risas-, pero también la mejor profesora que han tenido y eso para mí es el mayor premio que puedo recibir”
¿La mujer de hierro de la producción?
Ay no sé si de hierro-risas-pero si soy una mujer que le pone corazón a lo que hace, que exige mucho, porque da mucho y siempre voy detrás de la excelencia, porque la perfección no existe, aunque se puede llegar muy cerca de ella”

Comentarios