Quién esté libre de pecado…

 
El pasado domingo 26 de marzo, las redes sociales se hicieron eco de un vídeo que involucra a tres jóvenes artistas venezolanos. El vídeo en cuestión los muestra disfrutando de su sexualidad, hecho que “escandalizó a muchos jueces inquisidores”, mientras otros tantos mostraron su repudio y apoyo a los involucrados en el mismo. La actriz Erika Schwarzgruber, la animadora Yorgelis Delgado y el cantante Kent, expareja sentimental de Erika hace algunos años atrás, son los protagonistas de este suceso que corrió como pólvora y en donde se pudo corroborar la descomposición social en la cual vivimos actualmente, donde se critica sin piedad y sin medir las consecuencias del daño que se pueda ocasionar. El hecho de ser “personas publicas”, no los exime de ser seres humanos, con familia y dolientes y el vídeo colgado en las redes por gente sin escrúpulos, puso y expuso en el ojo del huracán a estos tres jóvenes, quienes en un momento de intimidad, cometieron el “delito” de grabarse, sin pensar, ni medir las consecuencias de lo que esto traería a sus vidas casi una década después… ¿Quiénes somos para juzgar un acto donde ellos no fueron los responsables de hacerlo público? La vida privada de las personas se respeta, sea artista, político, abogado o ama de casa. Cada quien es libre de hacer de su vida sexual lo que le apetezca y nadie es quién para juzgar lo que por voluntad y gusto sucede entre una pareja o un grupo de personas. Vivimos en una sociedad con una doble moral y mientras aceptamos sumisos actos repudiables e inhumanos que van en contra de nuestra dignidad, calidad de vida y seguridad, repudiamos y condenamos en cambio, un hecho como este, donde tres personas disfrutan de su sexualidad y lo hicieron de forma privada, sin pensar que iban a ser victimas de una acción tan vil y condenable, como lo es el hecho de ser expuestos al escarnio público y más aún, invadir y violar su privacidad sin autorización y con el más descarado acto de alevosía y premeditación. ¿Qué se gana con esto? 

“Condenar” a tres seres humanos por el simple hecho de realizar un trío… Condenable es haberlo colgado en las redes sin autorización de los involucrados, condenable es no medir las consecuencias del daño sicológico y moral que pueden ocasionar al entorno de estas tres personas, que por el hecho de ser artistas, no dejan de ser seres humanos como usted, o como yo… Quizás la inmadurez, o el pensar que nunca su vida sexual se haría pública, puede ser lo único de lo cual puedan en este momento arrepentirse, pero de realizar un trío y disfrutar sanamente de su sexualidad, nadie puede condenar eso, ni los moralistas, quienes seguro llevan una vida más sórdida y son los primeros jueces inquisidores de una “sociedad” que se nos cae a pedazos, donde no tenemos ni el más minima misericordia del prójimo y donde paradójicamente aceptamos callados, sumisos y hasta cómplices, actos  y situaciones que si son verdaderamente repudiables y condenables, como lo es nuestra situación actual, donde hacemos colas hasta para surtir de gasolina nuestros autos, donde no hay servicios públicos, donde la gente muere de mengua, donde hay niños y madres hurgando la basura buscando alimento y hasta un animal que no pidió ser sacado de su hábitat natural, muere lentamente, como mueren muchos niños y adultos por no tener ni medicamentos, ni alimentación, mientras nadie hace, ni dice nada, porque criticar desde una red social no nos va a librar de esta nada virtual crisis que vivimos, donde lo más peligroso y verdaderamente repudiable, es nuestra falta de sensibilidad humana, de misericordia, de ayuda al prójimo y en donde si exigimos con la misma pasión despiadada con la cual se critica a estos tres jóvenes, el coto y la solución a nuestros innumerables problemas, les aseguro tendríamos un mejor país y una mejor calidad de vida y sociedad. Esa que merecemos todos tener. Si el sexo es pecado, entonces todos, o casi todos somos pecadores. Cada quien hace con su vida sexual lo que desee y le llene, porque mientras sea entre cuatro paredes y por gusto propio, nada debe, ni puede ser condenable. Condenable es quienes violan a niños y a jóvenes, condenable es quien asesina y roba y condenable es que aceptemos seguir viviendo de esta forma.  ¿En qué estamos pensando señores?  

Ni Erika, ni Yorgelis son menos mujeres por disfrutar al igual que un hombre de su sexualidad, ni a Kent se le debe aplaudir el hecho de estar con dos mujeres, ni a ellas disfrutar del mismo hombre… Las mujeres tienen el mismo derecho que los hombres, todos somos seres humanos, con los mismos derechos y deberes. Ese pensamiento retrogrado y machista es el que tanto daño hace a una sociedad y el cual no deja evolucionar. Para una relación sexual se necesita solo las ganas y nadie puede criticar un acto tan saludable y orgánicamente necesario. Cada quien a su gusto y manera, puede disfrutar de su sexualidad. Ya basta de moralismos estúpidos, mientras estamos sumidos en una miseria absoluta y a esa no la condenamos, ni con la cuarta parte de la pasión y saña con la que criticamos al prójimo… 

Las palabras de Erika:  

“Quiero de antemano darles las gracias y que sepan que esto es algo que evidentemente me destroza (no tanto por el escándalo público)... sino por las consecuencias que pueda traerme ante mi futuro matrimonio. Esto fue algo que ocurrió hace 9 años y fue con mi pareja de ese entonces. Lo único que puedo pedirles es su apoyo en las redes sin obligación a nada. Solo les pido algún tipo de ayuda para calmar esta ola que me está destrozando y desprestigiando. Para mí esto es muy duro, es un momento donde las palabras no me salen, no es fácil, pero aquí estoy dando la cara, aceptando lo que estoy viviendo con dignidad porque tampoco fue que maté a alguien, pero es inevitable no sentirme como me siento, tengo padre y madre y pues no es fácil esto, pero se que de esta salgo, tengo dos sobrinos maravillosos a quienes han nombrado en algo tan delicado como esto burlándose sin piedad de una niña de 6 años. Como me decía mi abuelo pa'lante negrita… Solo me queda darles las gracias por este apoyo que me brindan, por estar aquí y exponer su nombre incluso a que también los insulten” Erika Schwarzgruber



Comentarios

Entradas populares de este blog

Víctor Cámara: “No quiero saber más nunca de Grecia Colmenares”

Exclusiva de Muerde Aquí............Daniela Navarro y Carlos Arreaza ¡divorciados!

Alberto K se enteró por prensa que Kerly lo había “maleteado”