Sally De Rogatis: Brilla en las tablas


La actriz forma parte del elenco de la exitosa obra teatral “¿Quién se llevó la navidad?”, un cuento que puede ser disfrutado en el Teatro Premium de Los Naranjos, en Caracas, durante estas fiestas decembrinas…

La animadora de Canal i, Sally De Rogatis, vuelve a las tablas; esta vez interpretando a “Priscila” una gata muy viva e inteligente que cree odiar la navidad a consecuencia de las órdenes que recibe constantemente por parte de su jefe: “El Grinch”.
“Ella es coqueta, arisca, y ama los accesorios; y a pesar de que vive diciendo que detesta la navidad anhela con locura recibir regalos, por eso muy en el fondo siempre espera con emoción la llegada de la noche buena” contó Sally  describiendo un poco la psicología de la actuación que actualmente que desarrolla.
“Priscila” es la segunda mascota del célebre personaje de los cuentos infantiles, “El Grinch”, ella vivirá constantes peleas y aventuras con el perro de su amo, y además, apoyará las locuras de este personaje verde que todos conocemos y recordamos con la llegada del mes de diciembre.
La obra teatral fue estrenada este pasado 15 de noviembre en el Teatro Premium de Los Naranjos, en Caracas. El valor de las entradas es de Bs. 250 y pueden ser adquiridas en las taquillas del establecimiento o a través de la página web:   www.solotickets.com
¿Odias la navidad en su vida real?
Para nada; es el momento que más disfruto del año, ya que me permite estar al lado de todos los seres que amo. En diciembre aprovechamos de hacer reuniones con amigos, familiares y afectos; todos compartimos como nunca y en resumen celebramos esos momentos mágicos que vivimos en los últimos meses. Para mí, la navidad es sinónimo de amor, paz y mucha felicidad.
Fotos: Jhon Pérez
Agradecimiento: Jheisson Rodríguez

Comentarios

Entradas populares de este blog

Víctor Cámara: “No quiero saber más nunca de Grecia Colmenares”

Exclusiva de Muerde Aquí............Daniela Navarro y Carlos Arreaza ¡divorciados!

Alberto K se enteró por prensa que Kerly lo había “maleteado”